Evaluación constructiva-cronométrica como herramienta para evaluar el aprendizaje en línea y presencial

Evaluación constructiva-cronométrica como herramienta para evaluar el aprendizaje en línea y presencial
16/11/2020

Guadalupe Elizabeth Morales Martínez

Investigadora del Laboratorio de Ciencia Cognitiva del Instituto de Investigaciones sobre la

Universidad y la Educación de la Universidad Nacional Autónoma de México

 

Rafael Manuel López Pérez

Presidente de la Fundación Universitaria Behavior & Law

 

Ángel García Collantes

Profesor del grado de Criminología de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA

 

Ernesto Octavio López Ramírez (†) Investigador del Laboratorio de Ciencia Cognitiva de la Facultad de

Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León

 

Con la introducción de las nuevas tecnologías a las aulas, la visión sobre la enseñanza y el aprendizaje se ha transformado. Por ejemplo, los sistemas de instrucción han ido cambiando con el desarrollo e implementación de los recursos educativos computarizados, las plataformas virtuales de enseñanza y las aplicaciones móviles, entre otros avances tecnológicos. Mientras tanto, en el campo del aprendizaje, comienza a emerger una nueva visión acerca de la naturaleza psicológica de la mente del estudiante. En la actualidad, los estudiantes del aula del siglo XXI buscan participar de su propio proceso de aprendizaje de una forma más activa. Ellos no solamente reciben materiales sobre el conocimiento que desean aprender, sino que también crean, construyen, intercambian conocimiento, ya sea en forma individual o colaborativa; es decir, un estudiante nativo de la era digital no solamente recibe la información, sino que busca innovar y crear diferentes maneras de apropiarse y de generar el conocimiento.

 

 

El objetivo de los estudios utilizando herramientas provenientes de la ciencia cognitiva, da la posibilidad de innovar o crear instrumentos, e incluso modelos de evaluación, que pueden contribuir con indicadores cognitivos del aprendizaje, que, sumados a los indicadores ya utilizados, empoderan al maestro, al estudiante e incluso a la institución para tomar decisiones basadas en una mayor comprensión del comportamiento y del mecanismo cognitivo de la mente del estudiante durante su proceso de aprendizaje. En general, los resultados mostraron que el uso de sistemas como el EVCOG es de utilidad para analizar aspectos cognitivos del aprendizaje. Por ejemplo, la evaluación constructiva realizada en los estudios aquí descritos brindó información acerca de cómo los esquemas tienen propiedades estructurales y organizativas diferentes, dado el estado de aprendizaje en el que se encuentra el estudiante. Se han obtenido resultados similares en otros estudios (por ejemplo, Morales-Martínez y et al., 2016) que muestran cómo los estudiantes relacionan y arreglan los conceptos de forma diferente al inicio y al final del curso.

 

Los estudios de simulación computacional mostraron ser útiles para explorar el comportamiento del esquema. En este caso, con el software EVCOG fue posible identificar el grado de activación y coactivación de los conceptos; es decir, provee información sobre la dinámica que es valiosa para contar con mayores controles en la selección de los estímulos que se van a utilizar en los diseños de los estudios cronométricos.

 

Con respecto a los estudios de cronometría mental (en este caso, el uso de la facilitación semántica), mostraron ser sensibles a cambios en la consolidación del esquema aprendido. Por ejemplo, los resultados de los estudios sugieren que los tiempos de reacción pueden ser considerados como manifestaciones cognitivas automáticas que no están controladas de forma consciente por el estudiante y pueden reflejar aspectos temporales de la activación conceptual de la información aprendida e integrada en el lexicón del estudiante (por ejemplo, McNamara, 2005). En este caso, los tiempos de reacción consumidos para reconocer conceptos integrados por el esquema son significativamente menores al final del curso si se los compara con los presentados al inicio del mismo. Esto sugiere que hubo un cambio en la huella temporal de reconocimiento, dada la integración y consolidación de los conceptos esquemáticos en la memoria del estudiante.

 

Las técnicas cronométricas pueden ser muy útiles para determinar si existe integración de los conceptos del curso en un esquema en la memoria del estudiante. Y, si son utilizadas en forma conjunta con la evaluación constructiva, pueden convertirse en una útil herramienta de intervención educativa. 

 

En general, los resultados indican que sistemas como el EVCOG, en conjunto con el uso de otras tecnologías ya disponibles, como el sistema GEPHI (véase Bastian et al., 2009), pueden proveer indicadores cuantitativos y cualitativos de la organización y de la estructura del esquema de conocimiento bajo estudio que serán útiles para comprender la realidad cognitiva que un estudiante experimenta durante su proceso de aprendizaje (Bersano-Méndez, Schaefer y Bustos-Jiménez, 2012; Morales-Martínez y Santos-Alcántara, 2015).

 

El modelo de evaluación constructiva-cronométrica del conocimiento propuesto aquí pretende contribuir con el desarrollo de nuevas tecnologías para llevar a cabo la evaluación formativa del aprendizaje, donde el objetivo es observar el proceso cognitivo de construcción de conocimiento (Muldoon y Lee, 2007) para crear mejores condiciones que favorezcan el desarrollo académico del estudiante. Por ejemplo, el modelo aquí propuesto ofrece la posibilidad de obtener información del estado de aprendizaje de los estudiantes en diferentes momentos del ciclo escolar, lo que brinda herramientas para tomar decisiones sobre el proceso de aprendizaje de los estudiantes. Es decir, esta propuesta contribuye a la evaluación formativa del aprendizaje, donde el objetivo es observar el proceso cognitivo de construcción de conocimiento (Muldoon y Lee, 2007) y retroalimentar a los protagonistas de la educación a través de una herramienta digital llamada EVCOG que empodera a investigadores y maestros en el diseño y en el análisis de estudios constructivos-cronométricos y que puede ser aplicada de manera presencial y en línea.

 

Finalmente, el modelo de evaluación constructiva-cronométrica, en conjunto con su herramienta EVCOG, pueden permitir la exploración de nuevas áreas del proceso de aprendizaje que nos permitan ampliar nuestra comprensión de la naturaleza cognitiva de este proceso. Por ejemplo, nuevas aplicaciones de esta visión se están extendiendo a la exploración de los mecanismos cognitivos del escaneo visual de textos (véase Morales-Martínez, Mezquita-Hoyos et al., 2018) y comienzan a brindar información sobre los procesos cognitivos que subyacen a la apropiación del conocimiento en la mente de los estudiantes.

 

 


Otras noticias

© Copyright 2020. Todos los derechos reservados.